sábado, 15 de septiembre de 2007

La doble espiral de Barreiro Barral



En un dibujo publicado en 1970 , por Jose Barreiro Barral; dos espirales se enlazan provocando un saliente y una línea radial que sale del centro de la espiral de la derecha lo atraviesa y señala la espiral de la izquierda. Hay dos objetos geométricos o referencias que son el Pindo y el Sol; y entre ellos un saliente que sería el cabo Finisterre. El dibujo nos sugiere el mapa que también reproducimos, si suponemos al sol en su posición equinocial.

Es razonable pensar que la hechura material del grabado no debía ser muy consistente pues lo habría constatado Barreiro Barral. En lenguaje coloquial diríamos: no es un grabado contundente como la doble espiral de Laxe das Rodas , o el laberinto de Mogor. Una teoría rigurosa sobre los petroglifos gallegos debía de basarse en aqullos grabados de hechura mas contundente e inequívoca; con mucha mas razón debe ser excluido un grabado que solo se conoce por un dibujo hecho en el año 1932 en una caja de zapatos.


Otra cuestión es que hay dos versiones del dibujo; aunque siempre he optado por la primera que se publicó en 1970. (.Compostellanum XV, nº4.).
La historia del petroglifo de "A Moa" nos la cuenta Jose Barreiro Barral en su libro "Los Montes del Pindo. Olimpo Celta y Desierto de Piedra".(A Coruña 1986).Yo no se por qué Barreiro Barral hizo un tan torpe dibujo del petroglifo en esta ocasión.O no tan torpe.El nuevo dibujo contradice todo aquello que caracteriza al primero. Hay ahora dos salientes. La línea relacional no tiene un sentido de izquierda a derecha; En la espiral de la derecha no sale desde un claro punto central. En la de la izquierda casi llega el centro; en la anterior versión contemplaba que el sol es una bola de fuego, donde el centro es irrelevante.


el petroglifo planteaba la posibilidad de ubicar un petroglifo en el paisaje que yo llevaba mucho tiempo recorriendo y estudiando. Surgió desde esta consideración una lectura de otro grabado muy importante y perteneciente al espacio inmediato al monte Pindo: la doble espiral de Laxe das Rodas; ubicada en el extremo Sur de la comarca carnotana.A través del petroglifo que " no debe ser considerado", llegué a un terreno inesperado, donde la posibilidad de intrpretar algún petroglifo estaba abierta. Con mas o menos fortuna empezó ahí mi investigación sobre petroglifos. Jose Barreiro Barral fue un historiador autodidacta, que pintaba y restablecía retablos de iglesias , entre otras ocupaciones . Que vivió mas de un cuarto de siglo en O Pindo, el pueblo de pescadores en la falda del monte homónimo. Un historiador y un humanista, a quién tuve ocasión de conocer un poco antes de su muerte.Su libro estaba agotado desde hacía mucho tiempo, y lo está pues nunca se reeditó; a mi me lo lo envió fotocopiado ( y firmado) su autor.En mi unico encuentro con él, aún no había "visto" en el petroglifo lo que después vi ; y no recuerdo ningún comentario de su parte.Yo no le daba importancia, de hecho no lo reproduje en mi primer trabajo sobre el Pindo, editado en el año 1995.No le pregunté nada sobre él.

No se si con su hijo Xose Ramón Barreiro Fernandez, que es historiador aunque no de la prehistoria, pudo hacer algún comentario; en algún momento. El punto clave está en el "saliente" que a mi me sugiere el cabo Finisterre. Las ventanas del Poniente de su casa allí se asoman; los solsticios y equinocios, los movimientos del sol por encima de esa línea estaban sin duda presentes en su vivir.